16 diciembre, 2008

Historia de Mara ( VI )

Finalmente, y tras varias horas de dudas, el vestido color verde esmeralda ganó la batalla.
Mientras se maquillaba delante del espejo, Mara sentía que sus nervios (acumulados todos cerca del pecho) iban a explotar como si de una implosión de sentimientos se tratara.
Todavía quedaba una hora para que Leo fuera a buscarla, pero ella ya se había terminado de arreglar. No le gustaba nada que la tuviesen que esperar, y mucho menos en su primera cita.
Se sentó en el sofá y puso la televisión para que el tiempo se le pasara más rápido.
En el canal de cocina dialogaban sobre las diferentes formas de hacer mojo picón y a qué producto le venía bien aplicarle esa salsa; en el de salud, explicaban algo sobre el poder de la reflexología podal, de los beneficios que se podían conseguir dando un masaje en puntos específicos de los pies.
Mara sonrió al recordar un año de su adolescencia con Tina. Habían ido a un campamento y se tiró toda la noche con los zapatos puestos, porque decía que las botas de montaña hacían que sus pies oliesen a queso de cabra.
Mara siguió haciendo zapping hasta llegar a un canal italiano donde estaban poniendo un programa de entretenimiento de por las noches.
El presentador estaba entrevistando a un señor fuerte y de pelo canoso que dijo algo así como: "scopare è buono per la salute"
Mara no sabía lo que había dicho aquel señor tan atractivo, pero por las imagenes y las sonrisillas tanto del presentador como del público, se pudo hacer una idea de lo que estaban hablando...

Las 21.30. El tiempo pasaba muy despacio. Mara había mirado el reloj cinco veces en media hora.
Se fue a la cocina a beber un poco de agua y mientras cogía un vaso, le pareció escuchar la melodía de su movil. Salió corriendo a buscar su bolso, logró encontrar rápida (e inexplicablemente) su movil nada mas abrirlo, y descolgó.

  • Si? dijo Mara
  • Mara? Mara soy Leo- la voz de Leo sonaba en tono muy bajo como si no quisiera que alguien le escuchara.
  • Si, dime...qué pasa?
  • Mara el caso es que...no voy a poder quedar hoy contigo...

Mara se quedo callada titubeando sin saber si le estaba hablando en serio o no....

  • Pero, eh....umm...por?
  • Espera! Dijo Leo

Mara escucho un ruido como si Leo se hubiese metido el movil en el bolsillo. Estaba es ascuas. No sabia si este chico le estaba gastando una broma o si era verdad lo que le acababa de decir

  • Oye? dijo Leo de nuevo.
  • Si, si, te escucho...
  • Mi jefe, que ha aparecido ahora mismo por la tienda y me ha mandado hacer el inventario...te hablo bajito porque está por aqui y no le gusta que hable por el movil en la tienda....
  • Ah....
  • Espero que no te enfades, de verdad que he intentado decirle que no pero...
  • Nah, no te preocupes...- dijo Mara resignada dándose cuenta de que Leo hablaba en serio- además, estoy muy cansada, quiza sea mejor asi....
  • Te llamo mañana, vale? dijo en ese tono de voz tan bajo.
  • Como quieras.
  • Adios Mara
  • Ciao....

No se lo podía creer. Había estado toda la tarde nerviosa, se había tirado dos horas eligiendo la ropa que ponerse..y lo peor, se había tirado toda la tarde con esa sonrisa estúpida, para qué? para que a escasa media hora de su tan esperada cita, la dejaran plantada.

  • Empatía Mara, empatía -dijo en voz alta hablandose a sí misma- tú en su lugar hubieras tenido que hacer lo mismo...
Se fue a su habitación a quitarse los zapatos. Se miró en el espejo, y al verse reflejada en él, con su mejor vestido, se sintió una tonta. No se podía creer que alguien la hubiera engatusado tanto como para estar comportandose como una cría de 15 años.

A la mierda la empatía! No podía hacer el inventario mañana? no le podía haber dicho a su jefe que no podía quedarse?
Dejó de mirarse al espejo. Se fue al salón, puso una pelicula y sin quitarse ni tan siquiera el vestido, se echó una manta por encima y se puso a ver la película sin hacerle demasiado caso.

***

Cuando acabó la película, Mara se acurrucó aún más si cabe en el sofá y cerró los ojos. El sueño la podía pero algo no la dejó dormirse. Su movil, al que le había quitado el sonido como cada noche, vibraba encima de la mesa.
Ella lo miró algo desconcertada. Era la una de la madrugada y no era común que nadie la llamara a esas horas. Cogió el movil y miró la pantalla...Leo?

  • Si?
  • Mara...soy Leo, no sabía si te iba a pillar despierta o no....

Mara puso cara de pocos amigos y dijo:

  • Bueno, casi lo estaba...
  • Oh vaya, perdona...es que... me preguntaba si... bueno...sé que es tarde, pero quizá querrías dar una vuelta conmigo por aquí....serían dos minutos, es que ya sabes que no me gusta quedarme en casa un viernes después del trabajo...y no se...había pensado...
  • Mira Leo, sí que te entiendo, pero es mejor que no.
  • Entiendo que estes cansada, pero me apetece mucho....pues eso, dar una vuelta.

Todo lo que Mara había sentido después de recibir la anterior llamada de Leo quería salir en forma de torbellino. Lo sentía dentro, y aún a riesgo de parecer una borde Mara cogió aire y lo soltó todo de golpe:

  • Leo, tú quieres dar una vuelta, pero mira,hace frío, estaba casi dormida y me has despertado del todo, y para colmo, y lo que más me jode es que me he tenido que tragar una pelicula malísima porque tú no has sido capaz de decirle a tu jefe que harías el maldito informe mañana, que hoy tenías planes que hacer, sé que suena egoísta, pero me he tirado toda la tarde esperando como una boba que llegaran las 22.00 para poder verte y al final me he quedado plantada como un arbol.

Mara cogió aire. Mientras pasaba el silencio que se había formado después de su "discurso", Mara repasó lo que había dicho y se empezó a poner roja como un tomate.

  • Quizá lo de "esperando como una boba a que llegaran las 22.00 para verte" había sobrado....-pensó Mara.

  • Tenías tantas ganas de verme?

Mara no sabía qué decir, y en vez de quedarse callada, que era lo que le decía su cabeza dijo un tímido y débil:

  • Si....

  • No vas a bajar ya no?
  • Em...no, mejor que no....
  • Me abres?
  • Como?
  • Que si me abres Mara, estoy abajo, en tu portal.

Se hizo un silencio incómodo. Era un silencio cargado de tensión.

Mara miró el telefonillo, se acercó a él, y sin decir nada, colgó el movil y abrió la puerta.

Cuando Leo llamó al timbre, el corazón de Mara daba golpetazos contra su pecho con riesgo de salirse en cualquier momento. Abrió la puerta y allí estaba.

  • Puedo pasar? dijo con aquella sonrisa que le caracterizaba.
  • Claro, pasa...

Leo cerró la puerta tras él, y cuando Mara se dió la vuelta para ir hacia el salón, Leo la cogío de la mano y haciéndole una caricia con la que consiguió erizarle la piel, le dijo:

  • Lo siento mucho, me perdonas?

Sus miradas se cruzaron, y antes de ser consciente de lo que estaba haciendo, los labios de Mara tocaron los de Leo, y se fundieron en un cálido beso.

11 comentarios:

sari dijo...

Me encantaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!! Si, soy una romántica y me gusta. Joe Di, de verdad que ahora no me puedes dejar así.
Por lo que más quieras no tardes tanto en escribir la siguiente parte porque me da algo!!!!!
un besazo!!!!!!

GatitoLindo dijo...

Estoy con Sari, tienes un monton de seguidores en ascuas todo el rato todo el rato y asi...todo el rato!!!!
Me encanta cariño!
Un besazoooo!!!

Zendir dijo...

Debería ser ilegal cortar las historias en un momento así!!!

Más te vale que publiques pronto el siguiente episodio... que sé dónde vives y estoy mu locoooo

Celeste dijo...

Oh dios mio... que está mu loco...!!!

Hormiga, como tardes tanto, serás roja para siempreeeeeeeeeee!!!

Me encantaaaaaaaaa!!!
Sobre todo, me encanta la forma con la que has utilizado mi palabra! ;)

Muaka!

Bukran dijo...

Me gusta que le hayas metido también algo de ciencia ficción a la historia: ¿una chica a la que no le gusta que la esperen? ;)

Te ha quedado muy bonita esta sexta entrega. Mi palabra para la siguiente es:

- endogamia.

Saludetes.

Anónimo dijo...

Diiiiiiiiiiiiiiii, es genial!!!!!! estoy emocionada y enganchadaaaaa!!!! me encanta yo tb estoy descubriendo que en e fondo soy una romántica viva Mara y Leo!!!!!! y viva tu!!!!

eres grande fíjate que con 6 relatos ya tienes lectores fielesssss

mi palabra para la próxima entrega es bonito
no te lo pongo difícil vale?????'
muchos besos de MAry ;)

Celeste dijo...

Mi palabra para la siguiente entrega es:

DULCE!

Vamos hormiga!!! A por ello!!!


Muakaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

sari dijo...

Madre mía que dice Zendir q está mu loco.............no digo nada más........

Mi palabra: psicopata ;)jajajajaj

Un besote

Carlos de la Cruz dijo...

Vaya, conseguiste utilizar "implosión"...

Pues lo siguiente es:

- Fusión

Me gusta el relato. Estoy deseando ver qué pasa cuando Mara y Leo lleven tiempo juntos y Mara comience a tirarse pedos delante de él.

Ese, y no otro, es el punto en el que sabes que una relación por fin es seria. Hasta entonces, llegas a preguntarte si tu novia tiene realmente tracto digestivo :D

Saludetes,
Carlos

Nere dijo...

Me encanta!!! Di! eres una artista!!! la futura Marian Keyes!!! dios!!

Que bonita historia!! me meto en ella cada vez que la "leo" jijiji!


Mi palabra:.... regalo....


Animo!!!

GatitoLindo dijo...

mi palabraaa eeees...bocaito, jajajajajaja!!!!!

Aum,aum!!!!

Un besazooo!